El papelón de Santillán y la pelea suspendida

Llegar a lo más alto es difícil... pero peor es mantenerse. Esta es una frase del saber popular que muy bien podría pintar el papelón de Ricardo Santillán en el pesaje oficial para disputar la pelea frente a Lucas Báez.


A las 18 hs. estaba pactado el pesaje. Lucas Báez dio los 55,388 kg que marca el límite de los supergallos donde se había pactado el combate, mostrando que su preparación fue ideal para la pelea.
La sorpresa vino por parte del tricampeón Ricardo Santillán quien a pesar de ser campeón gallo en el pesaje estan en la división pluma. El primer registro fue de 57,100 kg. El papelón estaba consumado.
Inmediatamente a ese peso comenzó la siguiente instancia. Del papelón al ridículo. Santillán quería que se respete el peso de 57 kilos por el simple hecho de ser campeón, ninguneando a su rival.
Desde la parcialidad de Báez comenzó a ser firme la posición de no pelear hasta que Santillán llegue a los 53,388 kg.
Ni Santillán, ni sus manejadores querían interntar bajar los casi 2 kilos que separaban a uno de otro. Tanto fue así que Ricky comenzó a ingerir líquido como si nada hubiera pasado.
Báez y su técnico Luis Tapia no daban su brazo a torcer. O bajaba Santillán a la categoría o no subían al ring el viernes.
Pasaron largos minutos de discusión con las posiciones tomadas y el promotor intentando convencer a uno y otro de que flexibilice la postura en pos de darle al público un espectáculo sobre el ring...
Nadie aflojaba ni un centímetro. Tras dos horas de idas y vueltas, desde el entorno del catamarqueño le dan un plazo de 2 horas a Santillán para que llegue a los 56 kilos.
A regañadientes, Santillán aceptó intentar bajar de peso, aunque ahora la pelea no era con el Santillán de los 57,100 sino con el Santillán que había ingerido una importante cantidad de líquido.
El nuevo pesaje fue pautado para las 22. Santillán subió a la báscula y el visor digital marcó 57,300 kg... 200 gramos por arriba del primer pesaje. Segundo papelón.
En dos frases se terminó el diálogo... "con ese peso no le peleo" (Lucas Báez)... "peleá... ¿qué me tenés miedo?" (Ricardo Santillán). Luego las palabras de una y otra parte fue: no se hace la pelea. En eso estaban de acuerdo.
El promotor comenzó a hablar con uno y otro. Totalmente decepcionado, Sergio Oliver Calvet le ofreció una bolsa superior a Báez a lo cual el cordobés dijo: "esto no es por plata... no me interesa la plata; yo vine a pelear en lo que habíamos acordado, y Santillán no cumplió. Listo".
Santillán ni siquiera se quedó a intentar un acercamiento. En su posición de "campeón" agarró sus cosas y se fue... detrás de él todo el equipo que vino de Tartagal quienes justificaban la irresponsabilidad con un alto grado de soberbia.
Hacia las 0.30, y después de que se intentó persuadir a Báez de que suba al ring, o de que acepte un nuevo pesaje, la pelea pasó a una zona de virtual suspensión. La determinación final se tomará en la mañana del viernes.
Texto: Ariel Contreras
Foto:
Sportmedia

Posted by orandeportivo on 10:03. Filed under , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0

0 comentarios for El papelón de Santillán y la pelea suspendida

Leave comment

Recent Entries

Recent Comments

Photo Gallery