De Embarcación a Boedo

Maximiliano Méndez Rojas triunfa en las inferiores de San Lorenzo de Almagro. Su sueño es jugar en primera. 
Con apenas 10 años, Maximiliano dejó su Embarcación natal y emigró a Buenos Aires, persiguiendo el sueño que lo desvelaba todas las noches desde que tiene uso de razón: ser un jugador de fútbol profesional.
Cada partido que jugaba con sus amiguitos en el potrero del barrio, lo llevaban a volar y ansiar escribir nuevas páginas en la historia grande del fútbol argentino.
Como todo niño que sueña en grande, siempre imaginó su entrada a algún estadio de la Capital vistiendo la camiseta de un club grande, con la gente bramando en las tribunas y coreando su nombre.
Según contaron algunos ex compañeros de la escuelita de fútbol "Los caritas sucias" –donde se inició en Embarcación – de chiquito, Maxi ya demostraba sus cualidades con el balón. “Era un jugador de toda la cancha, tenía una buena pegada y adornaba la jugada con un taco o una rabona”, recuerdan los memoriosos. 
Cuando Maximiliano cumplió los 10 años se presentó en una prueba que realizó el cuerpo técnico de San Lorenzo de Almagro en la ciudad de Hipólito Yrigoyen.  La camiseta de entrenamiento le quedaba todavía por las rodillas. Una vez en la cancha mostró todo su talento y quedó seleccionado para jugar en las inferiores de “el Ciclón”.
Como la gran mayoría de los pibes que viaja a Buenos Aires, el principal escollo con el que se encontró en los primeros meses fue el desarraigo. Abandonar su entrañable Embarcación para radicarse en “la jungla de cemento”, no fue fácil.   
“La vida en Buenos Aires es buena, pero no es fácil acostumbrarse. En Embarcación quedaron muy lindos recuerdos. Atrás quedó la escuelita de fútbol ´Los caritas sucias´ que era comandada por mi abuelo Lito Méndez… Los recuerdos son muchos”, contó "Maxi" a LA GACETA. 
Actualmente juega de enganche en la sexta división del “Cuervo” y asegura que se entrena duro para algún día poder jugar en primera. “Los trabajos en el Club son fuerte, más aún en durante la pretemporada”. 
El joven futbolista contó que tiene gran admiración por Ángel Di María y sigue los partidos del Manchester United donde juega  el “Fideo”. 
 
La relación con Tinelli
Convertirse en futbolista profesional ha sido y es el sueño de muchos niños. El joven salteño, Maximiliano Méndez Rojas a los 16, está cerca de concretarlo.
El joven nació en Embarcación y hace seis años que se fue a vivir a Buenos Aires para jugar al fútbol en San Lorenzo de Almagro.
 
En la última semana, antes del partido que disputaría contra Argentinos Juniors, el vicepresidente del club azulgrana, Marcelo Tinelli, se hizo presente en el lugar para arengar a los jugadores. 
El famoso conductor se acercó al joven enganche salteño y le dijo: “si haces un gol te invito a comer a casa”.  
Maxi o "el Salta" -como lo conocen todos en el club- hizo un gran partido, cumplió con el desafío y marcó para su equipo. “Le dije que prefería un asado para compartir con todos los chicos del equipo. Cumplió y después de un entrenamiento comimos todos juntos”, contó muy contento y agregó: “después si comí con él”. 
El joven definió a Tinelli como un gran dirigente y dijo que “tiene buena onda” con todos los chicos. "Hablamos cada vez que lo veo… tengo muy buena onda”.
 
Foto y Texto: La Gaceta Deportiva. (lagacetasalta.com.ar)
 
 

Posted by orandeportivo on 14:37. Filed under , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0

0 comentarios for De Embarcación a Boedo

Leave comment

Recent Entries

Recent Comments

Photo Gallery