Súper aburrido...

Boca y River estuvieron a tono con el día gris y aburrieron en la Bombonera, sin goles. Pérez fue expulsado tempranamente y Gago se lesionó. D'Alessandro fue lo mejor de un Millo que jamás aprovechó la diferencia numérica. Ambos ya piensan en la Copa.

Ambos tienen la cabeza en otro lado. En la tan ansiada Copa Libertadores. Los dos en octavos y lejos de la pelea por el título en el plano local. Pero un clásico es un clásico y había que jugarlo. Boca y River,  los dos con lo mejor en la Bombonera, tan criticada en la semana por el campo de juego en pobre estado. Pero no hubo excusas y el campo de juego no incidió para el opaco 0-0 entre ambos. Un resultado que en algún punto es negocio. Salieron ilesos para seguir afrontando el torneo internacional, el principal objetivo. El resultado fue un fiel reflejo del presente de los dos en este certamen doméstico.
Todo lo planificado se fue por el inodoro cuando Herrera lo expulsó a Pablo Pérez. Al menos para Boca. Porque la idea era atacar a River con tres adelante. Pavón, Tevez y Lodeiro. Pero con la roja, el uruguayo resignó profundidad y priorizó el retroceso. River se hizo cargo de la pelota. La movió en el medio. Y sólo eso en la primera mitad. Nunca logró romper esa línea de cuatro con los tres volantes que paró el Mellizo. D'Alessandro, muy solo en la conducción, no fue suficiente (lo mejor, un tiro libre que sacó Orion y un remate sencillo para el uno). Con Alario y Mora dispersos, los de Gallardo tenían movilidad sin profundizar. Boca, con Tevez y Pavón luchando solos contra todos, fueron el empuje y corazón de Boca. Encima Gago se iba lesionado...


Con Boca replegado, dejó que River tuviera el esfércio. Cedió tenencia y ganó fuerzas. Claro, que el desgaste lo hicieran ellos...Pero River se desentendió del rol de protagonista. Movió la pelota a los costados y no para adelante. El Cabezón teniendo que acercarse a Balanta para agarrar la bocha era todo un síntoma de impotencia: no tenía gestación de juego. Mercado y Casco se preocuparon más por defender que por la proyección. Desbordaron poco y nada. Y ese poco no fue productivo.
River lo pudo ganar, pero el grito de Alonso se acalló por estar en offside. Boca también casi se queda con el superclásico, pero nadie llegó a empujar esas dos bochas que cruzaron el área...
El Súper se fue sin brillo. El campo de juego del que tanto se habló pasó inadvertido. La culpa de este derby gris, esta vez, fue de los jugadores...

Posted by orandeportivo on 22:45. Filed under , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0

0 comentarios for Súper aburrido...

Leave comment

Recent Entries

Recent Comments

Photo Gallery